Bienvenido a La Estación Prohibida

Síguenos en Facebook y Twitter o suscríbete al blog por correo

¿Qué es La Estación Prohibida?



Te presento una forma diferente de invertir esos pocos minutos que, tal vez, se pierdan a lo largo del día, para leer algo más, diferente o no, original o no, de tu gusto o no; detente un instante y lee; quizás regreses.





¡Gracias por la visita!

Cego´slider

"Bebé Rocamadour", dónde estás, ya no lloras, no se te escucha el llanto en la noche que te revuelve el sueño y te impide el silencio; dónde estás. "Te escribo" sin saber aún si tú podrás también leerme, en la noche, detrás de la puerta, mientras la Maga discute a solas, fumando un cigarrillo en la ventana mientras París sigue durmiendo. Dónde estás bebé, dónde fuiste, no te oigo y sin embargo, la Maga siempre dice oírte, ahí, tras la niebla, tras la nota de jazz, tras mi cuerpo sudado. Ya sabes, ella es así, el veneno que me hace vivir y que si bebo me mata lentamente, única; sólo ella es capaz de poder odiarla y amarla al mismo tiempo; y ahora se fue, sin despedirse, tal vez como tú. Dónde estás Rocamadour, no te escondas; "hay una cosa que se llama tiempo, es como un bicho que anda y anda", y yo no sé si tú ya amaste, si buscas, igual que yo, a la Maga, no a ella pero a ella, ya me entiendes. Y amarás, pero si la viste, si la amaste como yo, te será imposible olvidarla; la Maga no está hecha para vetarla en la memoria; de ahí no se va, no hay modo alguno, no lo intentes bebé. Y buscarás a la Maga, sí, en cada mujer que ames, y si no la encuentras en esta no podrás amar, y te volverás loco. Bebé Rocamadour, dónde estás que no te escucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada