Bienvenido a La Estación Prohibida

Síguenos en Facebook y Twitter o suscríbete al blog por correo

¿Qué es La Estación Prohibida?



Te presento una forma diferente de invertir esos pocos minutos que, tal vez, se pierdan a lo largo del día, para leer algo más, diferente o no, original o no, de tu gusto o no; detente un instante y lee; quizás regreses.





¡Gracias por la visita!

Cego´slider

Vejez

Acostumbraba a perderse entre la niebla, a primera hora de la mañana, cuando la gente aún dormía y solo se escuchaban los aspersores regando el césped de los jardines. Escogía siempre el mismo camino, entre la fábrica de sidra y el tejo milenario, por donde solía pasear aquel fotógrafo que se hizo muy famoso allá por los años ochenta, como buscando los mismos paisajes, aquellos del valle oscuro y las montañas blancas, enredadas, como cada mañana, en una batalla interminable con las nubes bajas. Nunca permitió que nadie le acompañara, ni tan siquiera su viejo grifón que, en sus mejores años, tantos minutos gloriosos le diera durante la caza. Prefería estar solo, caminar solo, percibir en el más absoluto silencio cómo la vida le había dejado un sabor amargo, cómo los hijos eran incapaces de devolverle un minuto de lo que él siempre les dio, ni tan solo de llegar a entenderlo: aguantar a la zorra de su mujer con tal de no joderles el resto de sus vidas, y que, año tras año, tuviera que llorarla en el cementerio como si le hubiera importado lo más mínimo el perder a semejante puta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario