Bienvenido a La Estación Prohibida

Síguenos en Facebook y Twitter o suscríbete al blog por correo

¿Qué es La Estación Prohibida?



Te presento una forma diferente de invertir esos pocos minutos que, tal vez, se pierdan a lo largo del día, para leer algo más, diferente o no, original o no, de tu gusto o no; detente un instante y lee; quizás regreses.





¡Gracias por la visita!

Cego´slider

Bajando persianas

Se escuchaban como cada noche, cuando bajabas la persiana para que no entrase la luz por la mañana. Eso decías siempre, cuando la discusión por gustos dispares; ver los rayos o no ver ninguno, y te acostabas sin olor a perfume. No eran diferencias; nunca te gustó amanecer a oscuras y sin embargo nunca quisiste dejar de hacerlo, costumbre tal vez de otros años, cansada de dormir con esa lamparita encendida, como niña que tiene miedo a ver en negro y sin blanco, a no percibir ninguna sombra o toda una misma. No querías escucharlos, sus voces, recuerdos de una edad pasada cuando el espejo no desvelaba ninguna obviedad de la vida; pero bajar la persiana de nada servía, era inútil y aun así seguías el mismo ritual. Qué falta de consideración por su parte hablar con ese tono de voz a estas horas, día tras día y siempre en el mismo lugar, el mismo banco, las mismas personas, la misma conversación absurda que acababa en chistes vulgares sobre sexo. Qué vacía se presentaba la vida a esas edades, justo cuando más energías se sienten, cuando nada ni nadie te detiene, cuando amas con locura y vives del mismo modo, sin miedo a la vida y mucho menos a la muerte. Pero tú no querías escucharlos, esos gritos, esas miradas cómplices, ese placer efímero, el cubata, la motocicleta, ella y él; no podías aguantarlo más y en vez de gritar tú te escondías debajo de las mantas, ahí, tan oscuro, tanto desde ayer, sin él, sin su motocicleta ni sus amigos de la infancia, sin su chica ni su voz, esa que siempre escuchas y nunca olvidas, esa que se fue y que regresa a cada noche, con ellos, a ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario