Bienvenido a La Estación Prohibida

Síguenos en Facebook y Twitter o suscríbete al blog por correo

¿Qué es La Estación Prohibida?



Te presento una forma diferente de invertir esos pocos minutos que, tal vez, se pierdan a lo largo del día, para leer algo más, diferente o no, original o no, de tu gusto o no; detente un instante y lee; quizás regreses.





¡Gracias por la visita!

Cego´slider

Psicología del desarrollo y la educación

Dispone la sala según requiere la ocasión; el viejo sillón del abuelo al fondo a la derecha, justo al lado de la lámpara blanca, beige ya, con la nicotina apoderada de la pantalla, igual que el techo. La mesa cuadrada en el rincón opuesto, haciendo esquina, con dos de los tres taburetes a juego y sus cojines rojos, tal como le gustaba a Eva. La mesa queda algo fría, tal vez mejor una fotografía de familia, un marco de aquellos que le regalan siempre por Navidad, igual que la foto, igual que los cojines. Y una planta cualquiera, no, cualquiera no. Un bonsái implicaría demasiada dedicación; cualquier otra planta el regado cada dos semanas al menos; un cactus la pasividad innata; para tener un cactus mejor no tener nada; una flor, mejor así; decorativa en la vida y en la muerte, seca o carnosa, con luz o apagada; cualquiera de sus manifestaciones son válidas para disimular el artificio de la escena. Finalmente el tercer taburete presidiendo en el centro de la estancia, exactamente debajo de la soga que cuelga de la viga horizontal de madera.

–¡A cenar! – grita su madre.

De nuevo el viejo caballero ha conseguido seguir con vida. –Mañana no te saldrás con la tuya –.



No hay comentarios:

Publicar un comentario