Bienvenido a La Estación Prohibida

Síguenos en Facebook y Twitter o suscríbete al blog por correo

¿Qué es La Estación Prohibida?



Te presento una forma diferente de invertir esos pocos minutos que, tal vez, se pierdan a lo largo del día, para leer algo más, diferente o no, original o no, de tu gusto o no; detente un instante y lee; quizás regreses.





¡Gracias por la visita!

Cego´slider

Pasen y vean

Malvendía su cuerpo cada vez que algún turista curioso leía el letrero que colgaba sobre su cabeza: Transmigración y viaje por el interior - 70 rupias. En la última década más de un centenar de visitantes habían perdido la vida recorriendo la cueva, y siempre en el camino de regreso. Se decía que al final del trayecto había una inmensa escultura de alabastro que representaba la deidad local, un extraño monstruo con cabeza de hombre, cuerpo de cerdo y patas de caballo a quien llamaban Ibu. Desde tiempos remotos los habitantes de la región, atemorizados por toda la gente que no regresaba jamás de su interior, realizaban sus ofrendas florales a la entrada de la cueva, rezando una oración por las almas que, según ellos, corrían por los pasadizos en busca de un cuerpo joven para poder regresar a venerar a su dios en plenitud, quitando así la vida a todo aquel que se atrevía a penetrar en ella. Pero Agyeya, que significa "más allá del conocimiento", era un viejo con más de un centenar de años y su cuerpo no despertaba ningún interés entre las almas perdidas del agujero. Sabía con certeza que podría entrar con total seguridad en la cueva y que ningún ente le entorpecería en su camino de regreso, así que realizó los trámites pertinentes con el gobernador y, una vez conseguido el contrato de licencia transmigratoria, acomodó el cartel en el saliente de una roca y se sentó debajo, esperando la cobardía e ignorancia de los turistas que, por miedo a no poder regresar, intercambiarían las almas en sus cuerpos por un módico precio con tal de poder contemplar la imponente deidad de alabastro. No había deidad, no había alabastro, ni pasadizo, ni muerto alguno. Y murió Agyeya llevándose su secreto a la tumba, tal vez a otro cuerpo adonde transmigrara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario