Bienvenido a La Estación Prohibida

Síguenos en Facebook y Twitter o suscríbete al blog por correo

¿Qué es La Estación Prohibida?



Te presento una forma diferente de invertir esos pocos minutos que, tal vez, se pierdan a lo largo del día, para leer algo más, diferente o no, original o no, de tu gusto o no; detente un instante y lee; quizás regreses.





¡Gracias por la visita!

Cego´slider

Seguro de defunción

Las calles eran ríos de hedor y lodo; había llovido en exceso y el ruido del agua cayendo callaba ahora para estremecer a todos con el estreno en primicia del pavoroso filme. Las cabezas asomaban por las ventanas y balcones contemplando el espectáculo grotesco bajo una extraña sensación de terror y tristeza, melancolía quizás, repugnancia seguro. Por allá a lo lejos iba llegando Matías "el trompa", con su traje de domingo; el alcohol se lo había llevado hacía una década mezclando fatalmente la cirrosis y una vida sin más alegría que las cestas de Navidad llenas de botellas de vino. Antes se había podido ver a Don Eugenio Tudela bajando a toda prisa sin sus zapatos; nunca se le echó de menos en el pueblo pero su muerte por causas desconocidas siempre fue un misterio.  Era el turno ahora de la familia Zurano, Don Benjamín, su hermosa esposa que tanto le lloró y el par de indeseables que habían devuelto la fe hasta a los más escépticos, pues si tales demonios existían, Dios era una obviedad. Iban pasando uno tras otro en perfecto orden de defunción y parentesco mientras los vecinos comentaban el buen o mal estado en que se encontraban los muertos del pueblo. El padre Tomás había dispuesto las viejas fosas para enterrar a quienes no disponían de bienes suficientes para costear su muerte, pero como ya indicara el concejal de festejos, aquel monte solo servía para la carrera popular de la provincia, no como cementerio improvisado para quienes ahora nadaban tan plácidamente por nuestras calles. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario