Bienvenido a La Estación Prohibida

Síguenos en Facebook y Twitter o suscríbete al blog por correo

¿Qué es La Estación Prohibida?



Te presento una forma diferente de invertir esos pocos minutos que, tal vez, se pierdan a lo largo del día, para leer algo más, diferente o no, original o no, de tu gusto o no; detente un instante y lee; quizás regreses.





¡Gracias por la visita!

Cego´slider

Viento del Báltico (Ligunod)

Se aproxima el gran día. Anota en el cuaderno con precisión cada uno de los pasos que, mecánicamente, realiza el forense cada jornada de lunes a jueves, cada movimiento, con una exactitud casi milimétrica y unas variantes que nunca sobrepasan los tres minutos. Parece un maniático del orden y la puntualidad. Viste siempre con traje y camisa de color blanco, corbata negra, zapatos oxford charol negro y una gabardina beige a lo Humphrey; no fuma, no bebe whisky, no lleva sombrero, no está enamorado de Ilsa Lund ni regenta ningún antro donde canta un negro al piano as time goes by, sin embargo, es su vivo retrato. Conduce cada mañana desde su casa en la aldea de Büttlekow hasta el hospital de Kröpelin; todos le saludan y él, impasible, estaciona el nuevo Saab 9-5 en su plaza de parking. Se dirige al sótano y atraviesa una puerta que deja a su paso cerrada bajo llave. Todo el mundo desconoce qué hace en el interior; nadie ha muerto desde hace siete años. Religiosamente entra de lunes a jueves a las 7:30 de la mañana y se marcha a las 14:10, diez minutos después de su teórica jornada laboral. Regresa a su casa y permanece tarde y noche escuchando música y leyendo poemas de Hölderlin. Entre el viernes y el domingo nadie sabe adónde va. Se le pierde la pista en la carretera hacia Rostock; algunos dicen que allá tiene seguro una amante. Seguirle hasta tan lejos sería peligroso y podría echar todos los planes por tierra. De lunes a jueves, sin lugar a duda; ahora solo falta buscar a la víctima que vaya a practicarle la autopsia al forense, así, invirtiendo la lógica, tergiversando el acto final de la obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario