Bienvenido a La Estación Prohibida

Síguenos en Facebook y Twitter o suscríbete al blog por correo

¿Qué es La Estación Prohibida?



Te presento una forma diferente de invertir esos pocos minutos que, tal vez, se pierdan a lo largo del día, para leer algo más, diferente o no, original o no, de tu gusto o no; detente un instante y lee; quizás regreses.





¡Gracias por la visita!

Cego´slider

Miedo, pánico, pavor

Si se perdieran los caprichos
nadie los extrañaría
porque nunca fueron necesidad;
nadie preguntaría desde el anonimato
quién estaba jugando a esconderlos,
detrás de las cortinas
o en las sombras
o en el olvido
o alejados del reflejo de los espejos;
si se perdieran
cualquier ser enajenado
inventaría irremediablemente otros.

Cuenta la leyenda que en el bosque, cuando solo la luna alumbra deslizándose entre los árboles oscuros, ante las pisadas tímidas sobre el manto de hojarasca y el silencio temeroso del viento, agitando las débiles ramas que forcejean contra sus troncos, se escucha, si se cierran los ojos, el grito de un niño atemorizado que viene desde atrás y se calla a lo lejos.

Si se perdieran las desgracias
hasta el último inconsciente se alegraría
y, sin embargo, sin espera
otra desgracia vendría entonces,
peor que la anterior
mejor tal vez
pero desgracia al fin y al cabo,
para mordernos la esperanza
y tentar a la locura que, dormida,
aguardaría al aullido del miedo
en cuanto, inocentes,
perdiéramos de vista al demonio.

Cuenta la leyenda que en el bosque, cuando solo la luna alumbra sobre los árboles todos y sus sombras se prolongan infinitas sobre el sendero incierto, formando figuras monstruosas y extrañas líneas sin fin que se pierden a lo lejos, en la oscuridad que se aproxima a lo lejos a cada paso dado, se ve, si se tapan lo oídos, la sombra rápida y fugaz de un niño que pasa a nuestro lado.

Si se perdieran los temores
hasta el más valiente sonreiría
y correría veloz a proclamar
que ya nada teme;
pero por más que resistiera
amaría de nuevo, y a perder
temería más que a nada
volviendo de nuevo su miedo,
pues cuando se ama
a perder siempre se teme
y quien no ama
ni vive, ni teme y ya se ha perdido.

Cuenta la leyenda que en el bosque, cuando solo la luna alumbra…

No hay comentarios:

Publicar un comentario