Bienvenido a La Estación Prohibida

Síguenos en Facebook y Twitter o suscríbete al blog por correo

¿Qué es La Estación Prohibida?



Te presento una forma diferente de invertir esos pocos minutos que, tal vez, se pierdan a lo largo del día, para leer algo más, diferente o no, original o no, de tu gusto o no; detente un instante y lee; quizás regreses.





¡Gracias por la visita!

Cego´slider

En la torre de la ciudad

El tiempo sucedía inevitablemente. Aunque pretendiera retenerse no había sido concebido para poseerlo, detenerlo o ni tan siquiera acariciarlo. Estaba siempre por delante del resto, rápido, fugaz. La única opción era el recuerdo, vivir en la añoranza, en lo perdido, en lo que fue. Pero nada ni nadie podía garantizar que de este modo se recuperara una mínima parte de lo gozado; si se regresara tal vez nadie se reconocería, habrían cambiado los tiempos, los instantes, no se corresponderían las calles, los vientos, la gente que las habita. Cualquier esquina, cualquier banco, nada respondería a los recuerdos perseguidos en los sueños. No se tendría más que la constatación de la ausencia misma. Y esta única verdad posiblemente fuera demasiado cruel, demasiado letal para el ser humano. La solución radicaba en comprender la trascendencia del ser humano, el saberse mero trámite entre el de dónde y el adónde, entre el antes y el después, entre el aquí y el más allá. Saber que lo perdido solo fue el reflejo de lo que ha de venir, que lo añorado es la antesala de lo que está por llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario